Planifica y organiza tu día a día con una agenda

Muchas de las cosas que nos agobian son porque o las dejamos para después o porque siguen pendiente (con ese pendiente en rojo y mayúsculas) y no tenemos chance de cumplirlo.

Es entonces cuando surge la interrogante ¿cuántas agendas compraste en tu vida que nunca llegaste al mes de agosto? Que la respuesta no te angustie pues eso, en las estadísticas, pasa en el 65% los casos. Vale la pena destacar que el público que más adquiere agendas es el femenino. Sin embargo, como ya se sabe el origen del problema, la solución es combatirlo de manera elegante y organizada, sobretodo organizada.

La planificación suele ser complicada al principio, es adecuarnos a un ritmo de vida al que no estamos acostumbrados, pero no por esto es imposible. De hecho es muy probable que la primera semana que logres cumplir al 100% será el inicio de una relación eterna entre tú y tu hermosa agenda.

Si no te gustan las agendas (porque tienen espacios muy cortos para un día) puedes ubicar un cuaderno que te de gusto llevar a todos lados. Puede ser algo pequeño, colorido, con cintas, clásico u otro que te guste y puedas manejar. Empieza con algo sencillo.

Una semana completa, de lunes a domingo. Incluye todo con horas, correos y hasta dibujos si eres de las que disfruta hacer formas y colores con todo. Lo que te guste ponlo ahí y verás como la planificación será una guía personalizada que disfrutarás cumplir y editar de ser necesario.

Todas las reuniones, clases, pendientes, salidas, encuentros, compras, gimnasio, actividades del hogar y más deben ir en tu planificación semanal. Te aconsejamos sentarte en un lugar a solas, puede ser con música un café o un té para que te dediques a armar tu semana de forma tal que no lo veas como una labora más, sino como el primer paso a tener una vida planificada y con menos pendientes que ayer.

Dale color a tu planificador

Con los pendientes te recomendamos que con colores des prioridad a las cosas, por ejemplo: lo que vaya de verde puede esperar una semana, lo de amarillo es importante adelantar algo y lo de morado es urgente y no puede ser demorado (es un juego de palabras y por eso te recomendamos ese color). 

Ahora bien, una vez tengas todo anotado, es decir actividades académicas, profesionales, hogareñas, personales e íntimas ya puedes ir pasando a tu cuaderno o agenda de manera organizada y limpia. Usa colores, resaltadores, pines, todo lo que creas que puede ayudarte a que tu semana sea brillante. Es importantísimo que te guste lo que escribes y la manera en que lo haces, esto te dará seguridad, comodidad y alegría, todas esas las necesitarás en la semana así que no es descabellado empezar desde ya.

Una semana planificada y cumplida será la puerta triunfal de una vida organizada. A veces necesitamos sentarnos a pensar y planear bien lo que hacemos. No vale la pena ir improvisando por la vida cuando podemos tomarnos un café o un té y saber que vamos a hacer mañana. A medida que le agarres el ritmo a la agenda, también verás cómo tienes tiempo libre para dedicarte una mascarilla facial y una buena serie en Netflix.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *